miércoles, 28 de abril de 2010

Gracias por los recuerdos (parte 1)


-Oe brother, préstame tu laptop un toque.

-Puta madre, ya te vas a enviciar de nuevo en esa cojudez. Una vez que la agarras ya nadie te despega.

-Es un rato solamente, quiero chequear una huevada no más.

-Ya, ya. Dale.

-Chévere.

-Oye ¿qué es lo que querías ver, ah?

-Nada, sólo que me dijeron algo hace un par de horas y quiero saber si es verdad –respondía Flavio sin despegar los ojos de esa maldita pantalla.

-A manya. No se te ocurra poner música ahorita. Ya va a comenzar el segundo tiempo.

-No loco, ni cagando.

-Está bien, está bien. Ya empezó.

El sonido de los dedos golpeando las teclas se mezclaba con la narración de los comentaristas que, entusiasmados, hablaban de las jugadas de los miembros de la selección como si fuesen héroes que por fin llegarían a representar al país en un mundial después de décadas. Era, por supuesto, una ilusión y nada más que una ilusión.

El mouse en la pantalla se movía rápidamente un click tras otro. Flavio continuaba observando fijamente la pantalla, casi sin respirar. Había escuchado algo de boca de una amiga a quien no veía hace mucho tiempo. Las palabras que le dijo le impresionaron bastante, pero no lo creyó en un primer momento.

Era difícil de creer, después de todo ella aún era joven y tenía toda una vida por delante, tantos proyectos… Era difícil de creer, pero no era imposible. Ya había visto algo parecido antes, pero bueno, nunca había estado realmente involucrado en ello como ahora -aunque sea indirectamente.Tenía que verlo con sus propios ojos o, en su defecto, a través de ese jodido monitor. Era increíblemente impersonal, era una manera fría, pero la más efectiva que tenía a su disposición en esos momentos para confirmar aquel rumor que le carcomía las entrañas.

Finalmente, entró a su página de facebook y vio aquello que temió ver. “Situación sentimental: Casada”.

“Casada, ada, ada, ada…” Esas letras se grabaron en su cabeza, como si un fierro al rojo vivo se la hubiese escrito en su nalga derecha, como a una res.

Arriba de aquel “epitafio” estaba su foto de perfil, ella con el vestido blanco (jaja, blanco… si, claro…) y el ramo de flores en su mano, hermosa como siempre y con esa una puta sonrisa de postal. A su lado un tipo con cara de imbécil y ligeramente más alto que ella, con una mueca congelada que debía ser una especie de sonrisa pero no estaba del todo seguro.

“Goooool”, se oyó en el televisor. Fue un gol en contra, definitivamente.

-¡La puta madre! –gritaba Jorge, maldiciendo al arquero.

Mientras Jorge vociferaba a viva voz, miles de maldiciones rugían en la cabeza de Flavio. El rumor que había escuchado temprano era triste pero cierto: Paola se había casado hace un par de días con aquel fulano de Piura.

¿Cómo puede reaccionar uno al enterarse que una de las mujeres que más quisiste (quizá la única que amaste en verdad) se olvidó completamente de ti y se casó con otro tipo que ahora debía estar revolcándose con ella en su luna de miel? ¿Cómo debe uno reaccionar, considerando que la última vez que escuchaste su voz –esa voz que tanto amas/odias por reducirte a escombros para volverte a construir y reducirte a un trozo de mierda de nuevo- fue sólo semanas antes de que se comprometa con otro iluso?

Es imposible saberlo. Lo haces por instinto. Esas cosas pasan y tienes que afrontarlas como puedas. Punto.

La verdad es que aunque le jodió increíblemente, la noticia le afectó menos de lo que pensó. Quizás ya había tenido algún tiempo para ir dejando desperdigados por ahí los trozos de su historia, como migas de pan. Quizás en realidad este podría ser el final definitivo que ansió por tanto tiempo. Aunque hiriente, ya sabía al menos que –para bien o para mal- no habría puntos suspensivos esta vez. Pero para entender todo esto, tendríamos que comenzar por donde se debe. Es necesario poner la marcha en reversa y ver esa película de hace algunos años atrás.

Continuará...

Por Mario Bazzetti

Extraño hablar contigo o extraño que habla contigo


Extraño hablar contigo o extraño que habla contigo


S-te extraño un mundo no sabes?
N- ...
S- hey estas ahi?

Ya habia pasado varios meses desde aquella lacónica comversación que tuvieron por msn sebastian y niere. En un mundo distante, aún se podía percibir algúnos vestigios del ayer.

Sebastian andaba tranquilo por aquellos dias, atras habia dejado los peores momento de su joven existencia. Ya no era aquel tipo que lo habían tomado de webon por su extrema confianza ; mas todo lo contrario, habia arremetido con fuerza todas las bajas que lo sucumbieron.

Era un lunes cualquiera, sebastian acababa de llegar de la universidad, prendio la laptop y empezo a observar las míticas atajadas de Oliver kanh, con una heiniken en mano inicio sesión al MSN.Despues de revisar los aburridos expedientes del dr katakora( este personaje es una historia aparte) empezó a chekiar cada puto contacto, era normal que la mayoria de los contactos del msn de sebastian se mantuviesen de color rojo infierno y naranja mecanica, puesto que este tipo de comunicación ya se había targiversado o quiza siempre lo estuvo. Entre las decenas de contactos perfidos, emergio de la nada un saludo coordial, un carnerito negro infernal, que habia sido el password de tiempos mejores, ver ese carnerito plasmado en la pantalla era casi como remontarse a las épocas donde uno escribía en donde chucha se pudiese el password de Top gear.

N-carnerito infernal ( imagen)
S- carnerito infernal :)
N- hola, komo stas?
S-acá de puta madre! justo algo cansado nomas. Y tu que tal?
N- bien....
S-si pues....que bien, me alegro.
S- Un favorsote, me puedes prestar el disco de gaia que tienes ,porque quiero escucharlo en el auto pero no lo tengo en la compu...
N-cúal ?el acústico supongo, ya pues ... entonces cuando te lo doy?
S- No sé, puede ser ahora, ya que aún es temprano
N- jijijijj no cambias no? cómo que temprano, es la 1:23 am del martes , estas loco
N-bueno yo todavia tengo que revisar mi proyecto,si quieres ven ahora para que te lo lleves.
S- ya chevere monse, te timbro cuando este en la puerta de tu casa ok.
N-Ya

En la puerta, Sebastian esperaba impaciente que Niere saliese de su casa para entregarle el disco para poder irse con su cometido, sabía que tendrían que intercambiar algunas palabras de decoro, los clasicos: cómo estas?, que ha sido de ti, tiempo que no hablamos,que fue de fulano, sabías que mengano le paso aquello, te cambiaste de look, cómo estan tus padres? etc.

Cuando ella salio, Sebastian sólo contaba con poco tiempo para safar de esa mirada que lo hipnotizo algunos años atras y que aún tien efecto en el. Despues de hablar una sarta de sandeces sin importancia. Ya habían transcurrido los 5 min clasicos que hacia de la comversacion algo más personal y a la ves significaba que alguno de ellos, pero sobre todo Niere buscase la forma de safar lo más pronto posible, aquí no importaban ya las mentiras como : me quito porque tengo harta chamba,tengo comer,mi novela empieza ahoritita,mi vieja me necesita,quiero descansar; Digo mentiras,porque son actividades que nunca son impedimento para proseguir alguna charla amena, pues en esos casos uno manda a la mierda su vieja, trabajo,sueño etc.

Fue sebastian quíen se adelanto al decir -- me quito Niere, un gustaso, pero tengo que levantarme temprano... -- ella lo miró y exclamó-- sabes que? te extraño y extraño hablar contigo, justo estuve pensando en eso toda la tarde.Sebastian quedo perplejo y anonadado, pues como simple palabras se volvieron ecos infinitos.No respondio nada , ni hizo nada, Sebastian le pregunto--¿estás bien? --- ella atinó a decir, no lo sé, los problemas de casa, la chamba, me falta el tiempo, la montonía, no se suponía que esto debería de ser asi. Sebastian escuchaba atentamente hasta que la abrazo con recelo,quería besarla, quería protegerla, quería volver a hacerle el amor. Despues de lo abrazo afectuosos, le dio un beso en la frente y le dijo-- sonrie cojuda!

De vuelta al apartamento, le quedo una amarga sensación al volver a recordar la palabra "extraño" ¿en verdad ella lo extrañaba? no se hizo paltas y trato de no volver a pensar en ella, cosa imposible.Pasaron varios dias y fue un viernes que despertó con los animos vuelta arriba, salio de clases y dijo - Yo tambien extraño hablar con ella, y hoy vamos tomar un sturbucks y a hablar! Compro unas flores en un minimarket, el auto lucía como en mejor época, el cd a todo volúmen de los red hot chilli peppers, tarareando SCARS TISSUE y haciendo las muecas las manos tipo Anthonie Kiedis

En el momento en el cual sebastian apresuraba al hijo de puta del taxista que no lo dejaba pasar, diviso a lo lejos que salian de un cafe tomados de la manos y muy sonrientes Niere y el conchasumdre de su novio. Se quedo parado un rato, mientras lo recuerdos se le venian a la mente... una vos susurrandole al oido - Que estupido carajo!-- el estruendoso sonido del claxon del taxi station vagon, hizo desconocerse a Sebastian, quién bajo de su auto y se acerco al taxista

S- Te pasa algo reconchatumadre!
T- bateria sshsh que pasha papi, ta ke te pones faltoso no chibolo de mierda. arranca arranca webon
S- A quién xuxa llamas webon,negro de mierda, baja pues hijo de puta.
T- shsshsh ta bien kemado no chibolo, shshssh parate pe!


Continuará

Por Raúl Aranda

jueves, 22 de abril de 2010